• El feminismo es para todo el mundo

    Bell Hooks

    Los medios conservadores presentan a las feministas como mujeres antihombres, siempre enfadadas. Pero muy al contrario, el feminismo ha logrado mejorar la vida de todas las personas. Gracias al feminismo, todos vivimos de forma más igualitaria: en el trabajo y en casa, en nuestras relaciones sociales y sexuales. Gracias al feminismo, la violencia doméstica ya no es un secreto, se ha normalizado el uso de anticonceptivos y todos somos un poco más libres.

    No obstante, el feminismo quería mucho más que la igualdad entre hombres y mujeres. Cuando hablaba de hermandad entre mujeres, quería superar las fronteras de clase y raza, transformar el mundo de raíz. El feminismo es antirracista, anticlasista y antihomófobo o no merece ese nombre. Muchas mujeres blancas hacen uso del feminismo para defender sus intereses pero no mantienen este compromiso con las mujeres negras, precarias y lesbianas; eso no es feminismo.

    Tanto daño hace al movimiento una mujer que reproduce el sexismo como aporta un hombre feminista. El feminismo es para las mujeres y para los hombres. Necesitamos nuevos modelos de masculinidad feminista, de familia y de crianza feminista, de belleza y de sexualidad feminista. Necesitamos un feminismo renovado que explique con palabras sencillas que pretendemos superar el sexismo y colocar el apoyo mutuo en el centro. Eso es el feminismo. Y ese es el objetivo de este libro.

  • Retratos de matemáticas

    Colectivo de mujeres matemáticas de Chile

    Este libro reúne 24 entrevistas a mujeres matemáticas de América Latina y Europa, quienes nos cuentan cómo han sido sus experiencias de trabajo, cómo cultivaron su pasión por la ciencia, y los obstáculos que han debido superar para alcanzar sus metas profesionales y humanas. Todo esto se enmarca dentro del contexto de un proyecto de investigación que persigue visibilizar la presencia femenina en el campo científico de las matemáticas. Identificar las barreras de entrada y las jerarquías internas en el campo de esta ciencia, determinar el patrón de una carrera exitosa para las mujeres que se desempeñan como investigadoras e indagar acerca de las dificultades que nacen del solo hecho de ser mujer, son algunos de los objetivos que persigue este conjunto de entrevistas, que nace de la European Women in Mathematics, y que luego se amplía al ámbito universitario latinoamericano. La obra incluye una muestra del conjunto de fotografías, fruto de la exhibición del proyecto inaugurado en julio de 2016 en Berlín, Alemania; y que luego fue extendida a diversas ciudades de Europa y América Latina, entre ellas Santiago de Chile.

  • Queridas desconocidas

    Marjorie Mardones

    «En estas historias me he descubierto, puesto que el nombre de este libro surge de una manera de mirar el mundo. He encontrado muchas imágenes de mujeres que aparecen una y otra vez: La trapecista del cerro El Litre de Valparaíso, la mujer de la micro de Viña, las tres doncellas. La entrañable Tota. ¿De dónde vienen todas ellas? Son imágenes preñadas desde el silencio». M. Mardones

    Queridas desconocidas

    $10.800$12.000
  • Estética del deseo. La prostituta en la dialéctica de la historia

    María Angélica Hernández Mardones

    Sobre el cuerpo femenino prostituido, la historia escribe entre líneas. Desde el espacio de los “innombrables” la prostituta ha legado ineludibles huellas de su presencia en la literatura occidental, donde se revitaliza como personaje en momentos de profundas transformaciones históricas…
    En este libro, la autora nos lleva a redescubrir la figura alegórica (la matriarca, la puta, la caída en desgracia, la salvadora y muchas más) construida alrededor del concepto de la prostituta, a través del análisis de la literatura que nos rodea. El estudio que nos propone parte de la literatura clásica hasta centrarse en nuestras escrituras latinoamericanas, usando ejemplos concretos tanto en novelas como en las letras de las canciones que rodearon el asentamiento de la modernidad en nuestro continente.

  • Insolentes. Historias femeninas desde lo políticamente incorrecto

    Eva Débia Oyarzún

    ¿En qué radica la insolencia?… acá hay dieciséis talentos, dieciséis historias, dieciséis vidas, dieciséis ejemplos: Rosita Serrano, Matilde Ladrón de Guevara, Matilde Pérez, Ana González, Violeta Parra, Gabriela Mistral, Sonia Viveros, Stella Díaz Varín, Lily Garafulic, Silvia Piñeiro, Rebeca Matte, Margot Loyola, Teresa Wilms Montt, Guadalupe del Carmen, Marta Colvin y Malú Gatica. Mujeres que antepusieron sus carreras a sus familias e incluso a su salud, que amaron mujeres, que amaron hombres menores, que se agarraron a combos con quienes las provocaran, que mantuvieron a sus familias desde niñas, que entendieron la maternidad desde otros ejes, que se cuestionaron las disciplinas en las que trabajaron cambiando paradigmas en el camino, que fueron encerradas, que definieron cuándo morir, que planificaron cómo matar.

  • Mamá Mala. Crónicas de una maternidad inesperada

    Carolina Justo Von Lurzer

    Ser mujer, como ser madre, no remiten a ninguna esencia, a ninguna naturaleza. Cuando el capitalismo redobla su apuesta y exige un modelo de madre- trabajadora, inteligente, bella, proactiva, equilibrada y bondadosa aumenta también sus modos de tristeza y de impotencia. Inocula culpas y hace brotar dolores. Nuestra utopía, repetimos, es un mundo donde la competencia no modele las subjetividades ni cercene los modos heterogéneos del amor.

  • Todas somos una misma sombra

    Catalina Infante

    Todas somos una misma sombra es un libro de cuentos que reúne ocho relatos narrados por mujeres. Sus historias surgen desde una voz íntima femenina y dan cuenta de esa realidad silenciosa, subterránea y desconocida de las mujeres. Una caja secreta que se guarda muy adentro, una sombra oscura donde se esconden la frustración, la rabia, lo no dicho, la obsesión, la locura y el desamor.

    Una mujer se refugia en una isla para escapar de una relación de pareja. Dos hermanos se despiden de la tierra donde se forjó su infancia. Una chica lava los platos sucios de un hombre que no la conoce, mientras otra espía por las noches los correos de su ex. Un gato desaparece en medio del invierno. El Sol de pronto deja de salir.

    Tanto en la trama de sus cuentos como en su estilo narrativo, la autora da cuenta de la sutileza de lo femenino, un lugar donde lo sensorial, lo inconsciente y lo onírico se toman el espacio dejando al intelecto y lo discursivo atrás. Una lectura donde lo indecible pesa más que las palabras, donde las sensaciones cobran más sentido que la lógica, donde una voz acuosa va borrándole los límites a las estructuras y lo oscuro termina iluminando más que la luz.

  • Crónica del sufragio femenino en Chile

    Diamela Eltit

    Este libro se presenta como una crónica en torno al recorrido y a las luchas de las mujeres chilenas por obtener el voto político. Una crónica siempre insuficiente, debido a la opacidad pública que ha demarcado ese transcurso y que, sin duda, ha relegado a un número indeterminado de mujeres que participaron activamente en los diversos movimientos, campañas y organizaciones a un injusto anonimato. Afortunadamente, un grupo destacado de investigadoras y cientistas sociales realizan desde hace algunos años, un serio, sistemático y riguroso trabajo de reconstrucción de ese pasado. Trabajo ciertamente complejo, porque se trata de interrogar a la historia y a los silencios y omisiones que porta la historia. Este libro no apunta a formular una historia, sino a recoger ciertos hitos sufragistas que se han configurado con nitidez en estos años recientes gracias a la labor constante de especialistas y que demarcan un hecho fundamental como es ejercer, por parte de la mujer, el derecho a sufragio universal.

  • Feminismo obrero en Chile. Orígenes, experiencias y dificultades, 1890-1930

    Manuel Lagos Mieres

    En este libro se abordan las primeras manifestaciones del feminismo obrero en Chile, visible ya a fines del siglo XIX. A través de él, podrá la lectora o el lector conocer de sus organizaciones, actividades, espacios de sociabilidad y cultura. Además podrá conocer en parte a sus forjadoras, mujeres activas en el mundo obrero, y ampliamente social de aquellos años. Esta investigación profundiza este proceso histórico que llevó a la mujer trabajadora a organizarse, autoeducarse, y habilitar una vía alternativa en el amplio mundo de la sociabilidad obrera; alternativa que bien se permeaba de varias vertientes ideológicas incidentes por entonces: anarquismo, socialismo, democracia, librepensamiento y desde luego feminismo. En otras palabras, el presente libro trata de desentrañar las relaciones y complicidades entre las distintas vertientes políticas predominantes en el mundo obrero y el naciente feminismo obrero; relación no siempre libre de asperezas y complejidades, por tanto rico en cuanto a experiencia. ¿De qué forma contribuyeron estos distintos proyectos políticos para el surgimiento del feminismo obrero?, ¿qué dificultades llevaron finalmente a las mujeres a construir una alternativa propia?¿cómo se fue complejizando el panorama para las mujeres organizadas a lo largo de la primera y segunda década del siglo XX en el ámbito social?

  • Paso de pasajes. Crítica feminista

    Gilda Luongo

    En esta nueva publicación se reúnen diversos artículos de Gilda Luongo, conocida escritora, crítica, activista e investigadora feminista que han circulado principalmente en medios digitales. Articulados en torno a las temáticas abordadas, el conjunto nos ofrece una amplia visión de su trabajo en tanto crítica literaria feminista. Luongo nos propone “la lectura de escritorxs como Rosario Castellanos, Carmen Berenguer, Elvira Hernández, Eugenia Brito, Alicia Genovese, Pedro Lemebel, Simone de Beauvoir, y especialmente de mujeres mapuche, Maribel Mora Curriao, Adriana Paredes Pinda, para hacer hablar a ‘las marginales, las desconocidas, las asesinas, las lesbianas y las inmersas abyectamente en lo político, presas-políticas’”.

    Adicionalmente, en el libro se incorporan una serie de “Escritos de opinión” que como ella misma señala “portan la belleza del posicionamiento apasionado y activista que he incardinado desde los años noventa. En este paso de pasajes, meandros turbulentos, la pasión y el posicionamiento feminista se abren paso de manera franca, desafiante”.

  • Apuntes sobre feminismo y construcción de poder popular

    Luciano Fabbri

    Apuntes sobre feminismos establece un diálogo directo con la historia de los feminismos y su desarrollo en los movimientos populares de las últimas décadas. Es un libro introductorio para militantes, organizaciones sociales y público en general, y también un ensayo que plantea preguntas de gran actualidad para la izquierda contemporánea. ¿Cuáles son los vínculos posibles entre feminismo y poder popular en América Latina? ¿Cómo se articulan las teorías disidentes con las experiencias concretas de las organizaciones políticas? ¿Cuál es el lugar de los hombres (o varones) en el conjunto de sus reivindicaciones?

    Esta edición chilena compila, además, artículos de un conjunto de colectivos y organizaciones feministas que a partir del texto de Luciano Fabbri, reflexionan sobre sus propias experiencias de organización y disputas desplegadas en la cama, en la casa y en la calle. Se trata de una publicación que permite palpar parte importante de las diversas posiciones fraguadas en los bullentes feminismos del presente.

    Escriben: Anamuri, Asamblea Antipatriarcal de Varones de Santiago, Colectivo Rufián, Frente Feminista Izquierda Autónoma, Frente Feminista SOL, Kolectivo Poroto, La Alzada-AFL, Mala Junta-Patria Grande, Movimiento de Pobladoras y Pobladores por la Dignidad y [Rangiñtulewfü] Kolectivo Mapuche Feminista.
    Prólogo de María J.Yaksic y Javiera Manzi del Centro Social y Librería Proyección.

  • Violencia de género, pobladoras y feminismo popular

    Hillary Hiner

    “Doce mujeres pobladoras y dos religiosas bastan para construir una historia feminista. Mujeres Yela es la historia de un comedor popular que en 1986 se transforma en un espacio de participación y resistencia feminista que busca una respuesta articulada para responder a las diversas formas de violencia que se gestan en la marginalidad de una población. […]
    Historia feminista, aquella que releva su hastío en una forma de lucha y organización por y para mujeres, pero que transitan hacia una denuncia en relación a la forma en que vivimos en un Chile bajo la vía neoliberal abierta por la dictadura de Pinochet y que se gestan en lo popular bajo la influencia de la iglesia ‘liberadora’ de la teología de la liberación, los derechos humanos, la educación popular…” Luna Follegati (Prólogo)

    Hillary Hiner, historiadora feminista y doctora en Historia de la Universidad de Chile. Miembro de la Red de historiadoras feministas ha participado en diversos colectivos feministas. Es licenciada de la Universidad de Wisconsin-Madison y posee un magíster en Estudios Latinoamericanos de NYU. Actualmente se desempeña como profesora asistente en la Escuela de Historia de la Universidad Diego Portales. Como investigadora y docente, trabaja principalmente las temáticas de género, feminismo, violencia, historia oral y memoria en el contexto de la historia reciente de Chile y Latinoamérica. Ha publicado numerosos artículos en revistas nacionales y extranjeras y ha colaborado en diversos libros.

  • En casa. Una odisea del espacio doméstico

    Mona Chollet

    hollet escribe en algún lugar impreciso entre Montaigne y Despentes. En este libro se piensa en algo que no solemos pensar: nuestra casa. Y esa reflexión calma y amigable sobre lo más inmediato abre la puerta a un torbellino: los sin techo, las empleadas domésticas y las amas de casa, las que trabajan afuera y adentro, los okupas, los que alquilan, los que se endeudan de por vida para comprar su casa, los que la construyen con las manos, los que se quieren ir a vivir al campo, los que heredan, las “casas caja” de Hong Kong, la arquitectura, el periodismo, el nomadismo, el consumo y el disfrute de los objetos, la importancia política de las pantuflas, la obscenidad de los ricos, los que desean desayunar lentamente, los esclavos alegres, los rituales embrutecedores de la metrópolis… El vínculo con la escritura, con las sensaciones de la infancia, los platos sucios, las velas, la renta básica universal, el vino, la comunidad.

  • Defenderse. Una filosofía de la violencia

    Elsa Dorlin

    Se trata de un ensayo que propone una hipótesis simple y de enormes efectos políticos: cada vez que en la historia se le prohíbe a una minoría usar su propia fuerza para defenderse, se habilita a un grupo para armarse y usar esas armas contra esa minoría. Violencia expropiada, violencia legitimada. Es así que se repone y visibiliza la historia de las sufragistas anarquistas inglesas, las esclavas, las negras estadounidenses y el Black Party, las milicianas francesas y… algunas de nosotras en las grandes ciudades.

  • Mi sangre. Pequeña historia de las reglas, de aquellas que las tienen y de aquellos que las hacen

    Élise Thiébaut

    «Esos días» «Andrés», «el período»… Cualquiera sea la manera en que se lo llame, el hecho de perder un poco de sangre todos los meses durante algunas décadas sigue siendo un tabú en todas las sociedades. Élise Thiébaut nos propone explorar todos los pormenores de la menstruación de una manera documentada, indisciplinada, feminista y llena de humor: a partir de su historia personal, nos hace descubrir los secretos del ovocito kamikaze y de la mayonesa, la historia sorprendente de los tampones y las toallitas (así como sus peligros o placeres), los usos religiosos y místicos de la sangre menstrual… Y muchas otras cosas sobre ese fluido que, según los últimos discursos científicos, podría ser un elixir de la juventud o de la inmortalidad. Entonces, ¿llegó la hora de cambiar las reglas? Ojalá. La revolución menstrual, en todo caso, está en marcha.

  • Lila y el aborto. Una investigación ficcionada y socorrista con profesionales de la salud en la Patagonia

    V.V. A.A

    “Cuando mis hermanas feministas lograron hacerme entender que todas y todos
    debemos ser partícipes de las transformaciones que necesitamos para nuestro pueblo me
    involucré en la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito. Desde entonces veo diversas
    similitudes entre esa lucha y la lucha que tuvimos que llevar adelante las mujeres trans. Entre
    esos puntos de encuentro está en primer lugar la persecución policial y judicial por decidir sobre
    nuestros cuerpos. Otro punto de encuentro radica en cómo el sistema de salud es completamente
    expulsante, binario, prejuicioso y desinteresado de lo que le es desconocido; y cómo esto es
    traducido en un fuerte prejuicio y un fuerte estigma. (…) Con nuestra militancia también
    aprendimos que todas las personas que no estamos contempladas en el sistema de salud
    debemos hacer escuchar nuestras voces y también llevar estas discusiones a todas las facultades,
    en especial a las facultades de ciencias médicas” (Del “Prólogo” de Ornella Infante).
    “Desde hace muchos años pienso que la medicina no tiene destino como práctica que
    resuelve problemas de salud, si no pone ojos y oídos en la comunidad. Con el aborto, con su carga
    de práctica estigmatizada e ignorada, tuvieron que venir desde el feminismo las socorristas a
    empujar los límites. Y desde las organizaciones de la salud, las y los sensibles que se dejaron
    interpelar fueron corriendo esos límites, aprendiendo, escuchando, colaborando. Ellxs son los
    protagonistas de este libro, preciosamente ficcionado, al contar sus historias y las de su relación
    con las socorristas, al mostrar lo que hay para aprender al resto de la comunidad” (Del “Epílogo”
    de Gabriela Luchetti LGMLDN).

  • Imagen, cuerpo

    Alejandra Castillo

    Lo propio de la imagen es sustraerse a la mostración de “una imagen”. ¿Qué le ocurre a la imagen cuando lo que esta enseña es un cuerpo? Más aún, ¿qué sucede cuando este cuerpo es un cuerpo sexuado? A la propia complicación que toda imagen porta, no podríamos dejar de advertir la complicación de un cuerpo cuyo género es la explicación de un orden binario que lo fija masculino o femenino; lo describe funcional y eficiente bajo el par de lo normal o lo patológico; y lo visibiliza bajo jerarquías raciales que desde la dicotomía de la luz y la oscuridad organizan un espacio en común de dominio y, a su vez, de exclusión y de segregación. Como bien sabemos, este orden doble, que no deja de hablar a cada momento de binomios, dualidades y dicotomías no son sino señuelos y formas de lo Uno, de la propiedad, de la verdad, de las metáforas arraigadas en la voz «origen». Este libro reúne una serie de ensayos que buscan complicar la imagen desde el cuerpo, la performance y la propia imagen buscando cuestionar, a su vez, el orden del género en lo que éste tiene de orden de la identidad.

    Imagen, cuerpo

    $13.500$15.900
  • Simone de Beauvoir. Filósofa, antifilósofa

    Alejandra Castillo

    Mucho antes de la afirmación de los feminismos «post-humanistas», Beauvoir advertía sobre la estrecha vinculación entre la humanidad y lo masculino: «la humanidad es masculina y el hombre define a la mujer». Advertencia crítica que no hace sino ahondar en una ya antigua querella: el feminismo no es una «comunidad de mujeres». O, dicho en otras palabras, el feminismo no es un humanismo. Lejos de las corrientes utilitarias, que señalan que el feminismo siempre ha sido una forma política para la consecución de ciertos fines prácticos que calzan plenamente con la idea de «individuo» de la tradición liberal, el feminismo busca la transformación de la política moderna y no su adecuación. La transformación implica un punto de fuga, un lugar indeterminado de invención y transformación, cierta negatividad imposible de asir en las prácticas ritualizadoras y reconocibles de la política. De ahí que no podamos enmarcar y delimitar la apuesta filosófica feminista de Beauvoir bajo las consignas de un «humanismo liberal». Sin lugar a dudas, bien podríamos situar al mismo nivel el antagonismo de clases con el feminismo. Pues, si el proletariado busca la transformación de todas las relaciones sociales, no busca a través de la lucha de clases su adecuación al orden capitalista, no busca la reificación del «ser proletario» en un mundo postclases, sino que, por el contrario, busca en la propia acción de clase la disolución de toda clase. De igual modo, el feminismo no busca mejorar la posición de la mujer en la sociedad patriarcal; busca, por sobre todo, la transformación total de las relaciones sociales patriarcales. Y en esa transformación, sin lugar a dudas, la primera despedida será la «Mujer». En la estela que deja esta enunciación, es posible afirmar que feminismo no es, no puede ser, un humanismo.

  • La promesa de la felicidad. Una crítica cultural al imperativo de la alegría

    Sara Ahmed

    En los últimos años la noción de “felicidad” ha adquirido una preponderancia inusitada en todos los ámbitos de nuestras vidas. Los gobiernos la introducen como promesa de campaña y los medios de comunicación divulgan índices que pretenden medirla. El éxito de las técnicas del buen vivir y de los libros de autoayuda contribuyen a instalar el discurso del entusiasmo, la voluntad y la superación con el peso de un imperativo. Para Sara Ahmed es importante prestar atención a este fenómeno y dilucidar de qué manera el mandato de la felicidad actúa como una técnica disciplinaria que organiza nuestro mundo y direcciona nuestras conductas.

    La pregunta que guiará esta investigación no será qué es la felicidad, sino más bien qué es lo que produce, especialmente cuando se manifiesta como una promesa. Al aparecer siempre asociada a determinadas elecciones de vida y no a otras, la felicidad cumple una función pedagógica, que legitima ciertos modos “correctos” de vivir y condena aquellos que se desvían de la norma. Esta tesis, proveniente de un cúmulo de saberes feministas y queers que consideran que en algo tan íntimo como los sentimientos se expresan relaciones de poder, nos permite echar luz sobre el potencial político del malestar. En la incomodidad que experimentan aquellas personas para las cuales el bienestar estaría negado –que Ahmed aborda en las figuras de las feministas aguafiestas, lxs queers infelices, los inmigrantes melancólicos y los revolucionarios desilusionados– y en su rechazo a sentir optimismo por “la senda adecuada”, anida la clave para imaginar una ontología política de la desviación, que ya no imponga un horizonte normativo de felicidad como el punto de llegada necesario de la acción humana. Desde esta perspectiva, el sufrimiento y la inadecuación no serían obstáculos a superar, sino la huella de una negatividad siempre presente que nos desafía cada vez a imaginar nuevos mundos posibles.

  • Xenofeminismo. Tecnologías de género y políticas de reproducción

    Helen Hester

    «El postfeminismo ha terminado, ¡bienvenido el xenofeminismo! Directo, intransigente, y a menudo controvertido: es el eslabón perdido entre el feminismo radical de la década del 70 y el cyborg contemporáneo, el lenguaje trans y queer de la emancipación. Ámalo, ódialo, pero léelo.» Paul B. Preciado

    En una época de aceleración tecnológica, ¿es posible reimaginar el potencial emancipador de los feminismos? ¿Cómo podrían reconfigurarse las políticas de género cuando las fronteras entre lo humano y lo no humano, la cultura y la naturaleza, el hombre y la mujer se vuelven cada vez más borrosas?

    En 2015 el grupo Laboria Cuboniks publicaba el manifiesto “Xenofeminismo: una política por la alienación”, en el que se incitaba a la apropiación de las tecnologías existentes para transformar las condiciones de opresión sociobiológicas del sistema actual. El prefijo xeno- refiere a la voluntad de producir un tipo de feminismo que adopte la diversidad sexual más allá de cualquier concepción binaria y que tenga la capacidad de forjar alianzas y modos de solidaridad con lo distinto, lo extraño, lo alienígena. A partir de influencias que van desde el ciberfeminismo, el poshumanismo, el activismo trans*, el materialismo y el aceleracionismo, las xenofeministas proyectan un mundo más allá de las nociones de género, sexo, raza, especie y clase, y entienden la naturaleza como un espacio de conflicto atravesado por la tecnología que debe ser reconquistado constantemente, en especial por las mujeres sobre quienes la idea de lo “natural” con su mandato reproductivo pesa de forma aplastante.

    En este volumen, Hester amplía lo expuesto en el manifiesto y desarrolla una programática a partir de sus tres pilares teóricos: el antinaturalismo, el tecnomaterialismo y el abolicionismo de género. Estos ejes se dirigen a abordar lo que para la autora constituye uno de los territorios fundamentales para cualquier posición xenofeminista: el problema de la reproducción y su relación con nuestro destino en el planeta. Se trata de desarrollar representaciones para un “futuro extraño” que no impongan ni condenen la reproducción biológica y que establezcan modelos no normativos de reproducción social basados en la autonomía de los cuerpos y la diversidad sexual, capaces de promover lazos afectivos y de cuidado más allá de la filiación sanguínea.

  • Revolución en punto cero

    Silvia Federici

    Este volumen reúne trece artículos de la feminista Silvia Federici fechados entre 1975 y nuestros días. Incluye algunos de los textos fundamentales de la campaña Salarios para el Trabajo Doméstico así como importantes análisis sobre el impacto de los Programas de Ajuste Estructural en los países del Sur, de los que fue testigo en Nigeria. Recoge también sus recientes propuestas sobre los comunes, al igual que algunas críticas a las posiciones de otros pensadores e instituciones actuales. Todas sus contribuciones reflejan tanto la fuerza de su pasión política como la potencia intelectual de su concepción acerca del capitalismo, en general, y del trabajo reproductivo, en particular.
    Tres grupos son los protagonistas de este libro: las mujeres, las campesinas y las comuneras. Sobre las primeras recae un trabajo ingente que, por ser imprescindible para la acumulación capitalista, es devaluado y naturalizado como «propio de las mujeres». Las segundas sufren el robo y la contaminación de sus tierras por parte del neoliberalismo (a menudo en forma de guerras) con el objeto de eliminar la agricultura de subsistencia, fuente de autonomía social. El tercer grupo está formado por todos aquellos que generan formas de cooperación no mercantilizadas, relaciones sociales basadas en la solidaridad y la corresponsabilidad.
    Este análisis de sus prácticas de resistencia resulta central en aspectos todavía poco explorados en la lucha por un horizonte postcapitalista: la crítica práctica al salario en tanto forma de división social, así como el reconocimiento de todos los trabajos no asalariados que sirven de sustento para la vida en común.

  • Calibán y la Bruja

    Silvia Federici

    De la emancipación de la servidumbre a las herejías subversivas, un hilo rojo recorre la historia de la transición del feudalismo al capitalismo. Todavía hoy expurgado de la gran mayoría de los manuales de historia, la imposición de los poderes del Estado y el nacimiento de esa formación social que acabaría por tomar el nombre de capitalismo no se produjeron sin el recurso a la violencia extrema.
    La acumulación originaria exigió la derrota de los movimientos urbanos y campesinos, que normalmente bajo la forma de herejía religiosa reivindicaron y pusieron en práctica diversos experimentos de vida comunal y reparto de riqueza. Su aniquilación abrió el camino a la formación del Estado moderno, la expropiación y cercado de las tierras comunes, la conquista y el expolio de América, la apertura del comercio de esclavos a gran escala y una guerra contra las formas de vida y las culturas populares que tomó a las mujeres como su principal objetivo.
    Al analizar la quema de brujas, Federici no sólo desentraña uno de los episodios más inefables de la historia moderna, sino el corazón de una poderosa dinámica de expropiación social dirigida sobre el cuerpo, los saberes y la reproducción de las mujeres. Esta obra es también el registro de unas voces imprevistas (las de los subalternos: Calibán y la bruja) que todavía hoy resuenan con fuerza en las luchas que resisten a la continua actualización de la violencia originaria.

    Calibán y la Bruja

    $10.900$13.600
  • No nacemos machos. Cinco ensayos para repensar el ser hombre en patriarcado

    Compilación

    El tema que nos reúne, la deconstrucción de nuestra masculinidad patriarcal, es en varios aspectos sensible, polémico y nulamente abordado en nuestros espacios. Es justamente por estaúltima razón que hemos decidido, no sin urgencia, iniciar la compilación de una serie de escritos que empiecen a abrir este debate largamente pospuesto. Sólo así, mirando hacia el nosotros, podremos construir una masculinidad otra, libre de opresión y violencia.

  • Mujer que sabe latín…

    Rosario Castellanos

    Según Elena Poniatowska, Rosario Castellanos «es el ejemplo más sólido de vocación literaria que se ha dado entre nosotros» Su voz es el punto de partida de la literatura fe-menina que hoy existe en México narrando su propia infancia con los ojos del presente, Castellanos escribe: «No soy esa figura lamentable que vaga por los corredores desiertos y que no va a la escuela ni a paseos ni a ninguna parte. No. Soy casi una persona. Tengo derecho a existir, a comparecer ante los otros…» Así, Mujer que sabe latín… (1973) es, de-ntro de la obra de la autora, un punto de llegada: una recapitulación y una visita a las escritoras que han hecho uso de su derecho a comparecer ante los otros: Virginia Woolf, Penélope Gilliat, santa Teresa, sor Juana, Susan Sontag y Violette Leduc, entre otras.
    Rosario Castellanos hace una muy personal incursión en Mujer que sabe latín… en el debatido y siempre actual tema del feminismo. En este campo, Castellanos es una polemista que combate con las armas del ingenio y de la ironía a través de una prosa que resplandece de sentido.

  • Anarcofeminismo en España

    Jesús Montero Barrado

    En las primeras décadas del siglo XX, las mujeres empezaron a organizarse con la finalidad de tener un papel más activo en la sociedad. Con la llegada de la II República consiguieron incorporase a la vida política pero seguían siendo discriminadas. En el caso de las anarquistas, algunas mujeres de la CNT decidieron crear su propia organización, Mujeres Libres que trató de crear un nuevo modelo de sociedad anarcofeminista en la cual la mujer podía actuar con plena libertad en cualquier ámbito. Pero como las mismas integrantes reconocían había un problema de concienciación (no sólo en la derecha conservadora sino también en los sectores de la izquierda socialista, comunista y anarquista) por la que las mujeres seguían sintiendo que su función primordial en la vida era la de madres y esposas. La educación y la formación profesional serán los medios que utilizarán para capacitar a las mujeres e intentar conseguir su emancipación.
    El autor nos muestra de forma amena la pasión y el entusiasmo con que un grupo de mujeres de la década de los 30’ buscaron salir del aislamiento cultural al que estaba sometida la mujer española. A través de la correspondencia que se generó y recibió en la Redacción de la revista Mujeres Libres cuando todavía era un proyecto, desde los primeros números hasta el comienzo de la Guerra Civil (guardados en el Archivo Histórico Nacional, Sección Guerra Civil, de Salamanca) se induce una información incluso más reveladora que la de los propios artículos escritos para publicar. Una correspondencia sincera, atrevida y natural en la que describen el mundo social en el que viven; la vida, anhelos, esperanzas, sentires, sufrimientos… de las personas vinculadas al proyecto que desarrollaban.

  • La tragedia de la emancipación de la mujer y otros ensayos

    Emma Goldman

    «El movimiento de emancipación trajo la nivelación económica entre la mujer y el hombre; pero como su educación física en el pasado y en el presente no le suministró la necesaria fuerza para competir con el hombre, a menudo se ve obligada a un desgaste de energías enormes, a poner en máxima tensión su vitalidad, sus nervios a fin de ser evaluada en el mercado de la mano de obra. Raras son las que tienen éxito, ya que las mujeres profesoras, médicas, abogadas, arquitectos e ingenieros, no merecen la misma confianza que sus colegas los hombres, y tampoco la remuneración para ellas es paritaria. Y las que alcanzan a distinguirse en sus profesiones, lo hacen siempre a expensas de la salud de sus organismos. La gran masa de muchachas y mujeres trabajadoras, ¿qué independencia habrían ganado al cambiar la estrechez y la falta de libertad del hogar, por la carencia total de libertad de la fábrica, de la confitería, de las tiendas o de las oficinas? Además está el peso con el que cargarán muchas mujeres al tener que cuidar el hogar doméstico, el dulce hogar, donde solo hallarán frío, desorden, aridez, después de una extenuante jornada de trabajo. ¡Gloriosa independencia esta! No hay pues que asombrarse que centenares de muchachas acepten la primera oferta de matrimonio, enfermas, fatigadas de su independencia, detrás del mostrador, o detrás de la máquina de coser o escribir. Se hallan tan dispuestas a casarse como sus compañeras de la clase media, quienes ansían substraerse de la tutela paternal.»

Main Menu