• El maestro cartógrafo

    Pascale Rey

    Abraham Cresques, cartógrafo de Mallorca, tiene casi cuarenta años en 1375, cuando su vida cambia por completo. El gobernador le convoca, a petición del rey de Aragón, para pedirle que traze un mapa-mundi, un atlas de los más lujosos que querían ofrecer al futuro rey de Francia, Carlos V.

    Trazar las costas, establecer el repertorio de los puertos, las leyendas y las costumbres de los pueblos más lejanos, hacer el inventario de los conocimientos cosmológicos y también adornar los papeles vitelas con pan de oro : estas son las faenas que cumplen Abraham y su hijo Jaffuda. Realizan con éxito este trabajo arduo gracias a los conocimientos de Abraham, judío erudito heredero de los pensadores griegos y árabes, y a los descubrimientos de los marineros del puerto, a quienes compran las informaciones.

Main Menu